jueves, 21 de septiembre de 2017

Querida y amada tía María Coeto

Querida y amada tía María Coeto, ojalá pudieras leer este post. No se si tengan Feisbuck en el lugar donde te encuentras. Sólo quiero comentarte que tus hijos Jesús y Axayacatl, están fuera de control.
El día 14 de junio corrieron A MI HERMANO de la propiedad; y no conformes con eso, el día 20 de julio le quitaron A MI MADRE la llave del portón de entrada al terreno que compartíamos en la calle Chamizal. Ahora ni ella, ni mi hermano, pueden entrar a la casa; la última vez que mi madre pudo entrar a lo que era MI HOGAR, se dio cuenta de que vandalizaron y quebraron de una pedrada el vidrio de la puerta de la entrada trasera.
¿Por qué ese odio? ¿Tú se los inculcaste? ¿Por qué mi tío el PhD Jesús A. Cuevas Sánchez, el súper querido decano-jefe de la facultad-departamento de Fitotecnia de la Universidad de Chapingo no calma a sus hijos, si los tres viven en la misma casa, vecina de la nuestra? ¿Acaso le cortaste las agallas a mi tío Chuy antes de morir? ¡Hasta un trapo mojado y arrumbado en el piso tiene más voluntad de ánimo que él!
¿Por eso mi tío deja de su hermana, mi madre, tenga que vivir en otro lado? ¿Por eso dejaba que mi hermano pernoctara en una combi en el lugar donde trabaja? ¿Cuál era o es tu jodido problema con nosotros? ¿Y por eso el primo Axa compró y revendió la mencionada combi, para dejar a mi hermano, tu sobrino, sin un lugar donde dormir?
En fin, tu legado de malas intenciones e intrigas dio fruto. Tus hijos están haciendo el trabajo sucio que les dejaste como tarea a resolver; ni modo, actuando con apego al derecho, se irán arreglando las cosas. Y que Dios te perdone... porque YO NO.
Iván C.

No hay comentarios: